Comer es un placer y si encima lo haces mientras viajas, resulta una combinación perfecta. Por eso, hacemos un recorrido por la gastronomía más destacada de las provincias de Castilla y León.

De picoteo

Para empezar a adentrarte en la cultura gastronómica de Castilla y León, debes empezar por ir de bares. Aunque normalmente las tapas elaboradas suelen ser de pago, en casi todas las ciudades existen muchos bares donde puedes acompañar tu vino con una tapa gratuita.

Si no sabes que vino pedir, te recomendamos probar alguno con Denominación de Origen ya que su sabor es idóneo para acompañar en maridaje. Un Ribera del Duero, Cigales, Bierzo, Tierras de León o Toro, son los que cuentan con este sello distintivo de sabor y calidad en Castilla y León.

 

Ruta enoturismo

 

Alimentos que te puedes encontrar en todas las ciudades

Aunque cada provincia tiene algún alimento característico, lo cierto es que la gastronomía castellanoleonesa comparte muchos productos en todos los puntos de su territorio.

El lechazo o cordero lechal, es el plato estrella de la comunidad. Muchos turistas se acercan sólo por probar este delicioso manjar. También podemos degustar una rica sopa castellana o sopas de ajo, en las que el pan es el ingrediente principal.

 

Lechazo

 

Aparte de estos platos elaborados, los embutidos son otro de los productos que puedes adquirir en cualquier lugar de la región castellana.

Los ingredientes que distinguen cada provincia

Si nos centramos en un lugar en concreto, encontramos gran variedad de productos que probar durante nuestra visita.

León

Sin duda alguna, no puedes irte sin probar dos productos característicos de la zona. El primero de ellos es el botillo de la comarca de El Bierzo. Este embutido adobado, se puede degustar en cualquier municipio berciano. Una buena oportunidad para conocer los pueblos de esta comarca leonesa.

 

Botillo del Bierzo

 

Por otro lado, está el cocido maragato. Se suele comer durante épocas en las que hace más frío. Es típico de la zona de Astorga, famosa por sus legumbres. Su elaboración consiste en la mezcla de sopa de cocido, garbanzos, siete variedades de carne y berza.

A diferencia de otros cocidos, en este caso el orden de la comida es a la inversa. Es decir, primero la carne, luego los garbanzos con la berza y finalmente la sopa.

Palencia

Su plato más distinguido son las patatas a la importancia, una receta única que sólo puedes encontrar en la provincia de Palencia.

 

Patatas a la importancia

 

Además en la zona rural, podemos encontrar productos significativos como los pimientos de Torquemada, la cebolla de Palenzuela o las alubias de Saldaña. Este último municipio, es conocido por acoger la Villa Romana de La Olmeda.

Ávila

Los amantes de la carne están de suerte, en la provincia de Ávila podrás probar un grande y delicioso chuletón. Además si te has quedado con hambre, no te puedes ir sin probar el producto más típico de la zona: las yemas de Santa Teresa.

 

Yemas de Santa Teresa

 

Segovia

En Segovia encontraremos un producto único, hablamos del cochinillo asado. A raíz de este producto, podremos probar el cochifrito que consiste en otra forma distinta de degustar el cochinillo segoviano.

 

Cochinillo de Segovia

 

Además si te acercas a ver la Granja de San Ildefonso, no te olvides de comprar sus famosos alubiones. Esta legumbre es conocida por un tamaño superior respecto al resto.

Valladolid

Si por algo se caracteriza Valladolid, es por sus bodegas y vinos de la Ribera del Duero. También destacan los de cigales o el vino de rueda, con los que podrás conocer la provincia haciendo una ruta de enoturismo.

Pero eso no es todo, también cuentan con diversos productos alimenticios típicos en la zona. Uno de ellos lo encontramos en la provincia, en concreto en el municipio de Portillo. Se trata de los mantecados que llevan el nombre del pueblo vallisoletano. Un dulce que se caracteriza por su sabor y el color blanco que cubre a la pasta.

 

 

Siguiendo en la zona rural vallisoletana, nos desplazamos hasta Tudela de Duero. Allí podremos encontrar los espárragos. Destaca por su color blanco y por su tamaño y grosor.

Salamanca

En la comarca de la Alberca encontrarás una gran variedad de productos procedentes del cerdo, destacan sobre todo los embutidos ibéricos.

 

Embutidos ibéricos

 

Estos embutidos los podemos encontrar en un plato elaborado, hablamos del hornazo. El bollo de pan, alberga en su interior una mezcla de lomo, huevo, chorizo y jamón. En  el municipio de Guijuelo, encontrarás su jamón conocido a nivel nacional.

Burgos

La morcilla, es el producto más conocido de la provincia burgalesa. Se puede encontrar hecho con arroz o con cebolla, sin duda de ambas maneras está riquísimo.

 

Morcilla de burgos

 

No existe mejor manera de acompañar a la morcilla que con un poco de pan, en el municipio de Aranda del Duero y sus alrededores podemos encontrar la torta del Duero o torta castellana. Su forma redonda hace que se distinga frente al resto de panes.

Zamora

El arroz a la zamorana, es el plato más típico de la provincia de Zamora. Se prepara con carne principalmente.

 

Arroz a la zamorana

 

Por otro lado encontramos el rebojo, un bizcocho recubierto de azúcar, ideal para los apasionados del dulce.

Soria

En la provincia de Soria podemos encontrar el ajo carretero, para los que no sepáis qué es, se trata de un guiso de carne de cordero con salsa de ajo, tomate y cebolla.

Otro de los platos típicos de la zona soriana es el Langarto. Se puede probar en el pueblo de Ágreda, el plato es similar a la calzone italiana. Está formado por una masa de pan rellena de carne o pescado, en el caso de la carne sería picadillo, mientras que en el pescado serían las sardinas.

 

Langarto