Nadie pone en duda que Castilla y León es una zona con una gran historia. Por eso, no es de extrañar que a lo largo de la comunidad autónoma, se encuentren restos de ciudades y villas romanas.  Si estás pensando en hacer un viaje a yacimientos arqueológicos y quieres ir de camping, te proponemos a continuación las mejores rutas para hacerlo.

¿Qué es una villa romana?

Cuando nos hablan de una villa romana, se hace referencia a edificaciones que datan de tiempos del imperio romano, situadas normalmente en el campo. Las villas romanas eran mayoritariamente de carácter rural, ya que se utilizaban en trabajos agrarios, ganaderos o industriales.

De su uso principal, dependía en gran parte su diseño arquitectónico, destinando cada estancia para la cocina,el establo, almacén o como vivienda de servicio. De esta manera, se podrían diferenciar tres tipos de villas romanas:

    • Rústicas o agrícolas: Se dedicaban a la explotación agraria o ganadera, siendo mucho menos lujosas que las villas urbanas. Podíamos encontrar bodegas, recintos para el ganado, almacenes, huertos…etc.
    • Urbanas: Estas villas son más lujosas que las anteriores, ya que en ellas se alojaban las familias acomodadas, aristocráticas o terratenientes. Es habitual encontrar en ellas termas.
    • Imperiales: Las más llamativas, al ser residencia de los emperadores. Son las más protegidas

Además, si el dueño era rico o contaba con solvencia económica, se colocaban a lo largo de las estancias elementos decorativos en el suelo. Son conocidos hoy en día como mosaicos, que aún podemos observar en algunas de las villas romanas de Castilla y León, donde se vislumbra escenas de caza o motivos mitológicos.

Partes de una villa romana

  • Parte urbana: Era la zona de la villa romana donde vivía el dueño. Aquí podríamos encontrar el patio central.
  • Parte rústica: Lugar donde se encontraban los esclavos además de la cocina o los establos. 
  • Parte fructuaria: Equivalente a las despensas o graneros, estos sitios se dedicaban al almacenamiento. También podía haber un molino y cobertizos.
  • Parte espiritual: Se dedicaba al baptisterio y mysterium. Es decir, aquí podíamos encontrar pequeñas iglesias o capillas, donde se rendía culto.

Villas romanas en Castilla y León

Cuando el Imperio Romano cayó, se destruyeron muchas de las villas romanas que se habían construído, tanto en la península ibérica como fuera. En España, aún se conservan alrededor de quinientas, muchas de ellas a lo largo de las tierras de Castilla y León. En total, son 16 las villas romanas que podemos visitar en Castilla y León, aunque es posible que haya más aún no descubiertas.

Ruinas romanas en León y el yacimiento romano de Salamanca

Debemos saber que no todas las partes de las villae romanas que se conocen se pueden visitar. Muchos de estos yacimientos están aún por desterrar y explorar. Por ejemplo, la Villa Romana de Navatejera, en Villaquilambre, León, lleva años cerrada por falta de fondos, pese a ser la primera en ser musealizada en España. 

En Salamanca, nos encontramos de nuevo con los restos de una ciudad romana, que, pese a estar declarada BIC desde 1993, no se puede apenas visitar al no contar con instalaciones para ver sus tesoros.

Yacimiento romano en Segovia

Igual que ocurre en la zona de León, en Segovia todavía no podemos hacer turismo arqueológico en las ruinas de Santa Lucía en Aguilafuente. Los restos hallados en esta parte, que se estima estuvo activa hasta finales del siglo V, se encuentran en el Aula de Arqueología de la Iglesia de San Juan Bautista.

 

Villae romana en Valladolid

En Valladolid, encontramos una de las villas más estudiadas de la zona, Almenara-Puras. Data del siglo III d.C. y destaca su gran tamaño. Los mosaicos que formaban parte de la villa se conservan a día de hoy. En nuestra visita, podremos conocer la recreación de una casa romana creada para proteger las ruinas, donde disfrutaremos de una auténtica representación del imperio romano.

 

También podéis visitar el Museo de las Villas Romanas, centro de interés turístico de Castilla y León. Es una parada obligatoria para los amantes de las villae romanas, que podréis completar con una escapada haciendo la Ruta de los Castillos.

Visitar partes de la Villa Romana en Palencia

Otro de los yacimientos romanos que merece la pena visitar es la Villa Romana de La Olmeda. Descubierta en 1968, es una de las más grandes que se conocen. Actualmente, se puede visitar la Villa Romana de La Olmeda en el museo formado en torno a ella. Está situada en Pedrosa de La Vega y su mayor atractivo son los mosaicos del suelo que se conservan en buen estado.

 

 

Además, en la lista de villas romanas en Palencia que podemos visitar, está La Tejada. Pese a que está aún pendiente de excavar parte de sus restos, se conocen mosaicos y algunas de las partes de la villa, entre ellas, el hipocausto, un sistema de suelo radiante. Nuestra recomendación es consultar los horarios de apertura y cierre, ya que en algunos casos, no abren en invierno. Si queréis visitar estas villas, podéis dormir en los campings de Palencia y añadir a vuestros planes algunos de los pueblos más bonitos.

 

Por otra parte, es importante mencionar las ruinas en Villabermudo, donde se encontraron restos de una villae en el pago Pradera Honda. Pese a que hay indicios de haber un mosaico romano de la divinidad Diana cazadora, fue expoliado y no se tienen noticias sobre su paradero. En esta zona, se sabe que estuvieron habitando las tropas de la Legio III Macedonica entre el 20 a.C. y el 40 a.C.

Ciudad romana en Burgos

En Burgos, además de contar con la suerte de poder visitar Atapuerca, podemos continuar aprendiendo historia en Baños de Valdearados. Allí han sido hallados restos de mosaicos, teselas y tejas romanas. También ha sufrido los estragos de los expolios, faltando un mosaico de varios metros de superficie. Pese a estos inconvenientes, podemos visitar las reacciones del original durante los meses de verano.

En el Museo de Historia de Burgos, también podemos ver las figuras geométricas y las escenas cinegéticas de los mosaicos encontrados en Cardeñajimeno, otro yacimiento de la antigua Tarraconensis. Para poder visitar todos estos lugares, podéis dormir en los campings de Burgos.

Villa urbana en Soria

En Soria, concretamente en Cuevas, podemos visitar la Villa Romana de La Dehesa. Fue descubierta en 1928, sacando a la luz más de 30 habitaciones de corte clásico, atendiendo al estilo de las construcciones de nueva planta del siglo IV d.C. Las tres villas romanas de Soria se pueden ver en el museo de esta. Cerca de Burgo de Osma, encontramos otra parada obligatoria en Los Villares. En este lugar, se encontraban las ciudades romanas de Clunia y Uxama, ocupando un asentamiento castrense anterior. 

 

Por último, otra de las villas romanas de Soria está ubicada en Quintanares de Rioseco, entre Uxama y Numancia. La villa está datada en el siglo IV d.C. y es probable que se tratase de una parte urbana, ya que contaba con varias construcciones auxiliares. Se pueden observar 32 mosaicos en buen estado de conservación. Sin embargo, para ver los objetos encontrados, tendremos que acercarnos hasta el Museo de la Historia en Soria. Allí podremos ver la escultura de Saturno, realizada en mármol blanco. En esta zona podemos aprovechar, además de para visitar estos yacimientos, hacer una ruta por el Cañón del Río Lobos. Un plan perfecto para disfrutar de todas las ventajas del turismo rural.

Las villas de Zamora

En Zamora, nos encontramos con la villa tardorromana de Carmaza de Tera. Cuenta con los descubrimientos más recientes, ya que se hicieron en 2007. Pese a ser una zona que contó con poca presencia romana, conserva mosaicos de gran calidad, siendo una de las más imortantes de la zona más al oriente de la meseta. Desgraciadamente, no cuenta con museo para visitar, pero podemos acercarnos haciendo senderismo.

 

Yacimiento arqueológico en Ávila

Por último, dentro de las ciudades romanas que encontramos en Castilla y León, llegamos hasta la provincia de Ávila. Concretamente, hasta San Pedro del Arroyo y su casco urbano. Allí veremos un asentamiento romano datado en el siglo II d.C y reconocido como BIC desde 2016. Sin embargo, todavía no es posible visitarlo.

Desde Asecal, te proponemos rutas por Castilla y León que puedes hacer mientras conoces las villas romanas de la zona. También podrás disfrutar de la gastronomía y el enoturismo, o hacer escapadas familiares al gusto de todas las edades. Acércate hasta nuestros campings y vive la experiencia completa. En nuestro blog encontrarás también consejos a la hora de reservar o qué necesitas para planificar tu viaje.